Proyecto MARZO... Mis 7 Pasos :: by Bea Palma

martes, 29 de marzo de 2016


Hoy 29 de marzo vuelvo a retomar mis ganas de escribir… fue un fin de año muy duro con muchos cambios en mi vida y debo decir que me dejó cansadísima, con muy poca energía por lo que durante el verano me traté de tomar la vida con un poco más de calma y tuve que dejar stand by alguna de todas las miles de millones de cosas que hago al día…

Pero no fue suficiente ya que por ahí a finales de febrero, empecé nuevamente con los dolores de cabeza, el mal genio, los dolores de espalda, la poca tolerancia y menor paciencia, todo producto del estrés que me provocaba la sola idea de empezar Marzo. Me sentía como en el bote con Fernando Larraín cuando decía, “eso que viene ahí es lava, y viene para acá”, pero peor aún, yo era el volcán a punto de explotar…

Así que imagínense como fueron los primero días de este tan poco bienvenido mes, la entrada al colegio de mis niños, la vuelta a trabajar 24/7, ya en una semana estaba con hora al médico porque me volvieron a bajar las defensas y de vuelta a la Neumonía, uff…

En la consulta del doctor un “tienes que cambiar tus hábitos, sino esto no va a parar…” encabezó su discurso que retumbando en mi cabeza siguió calando con, “…tu ritmo, tu demandante estilo de vida, tu necesidad de cumplir con todo y todos a la perfección, y la falta de ejercicio, te están pasando la cuenta, y si no haces algo al respecto, sólo van a haber más dolores de cabeza, de espalda, más mal genio, otras enfermedades y llegará un punto que no habrá vuelta atrás…” Así que imagínense como salí de la consulta…



Hasta ese momento no podía ver nada positivo y menos podía pensar en cambiar mi ritmo de vida, si bien otras personas me lo habían dicho, a veces cuando viene de alguien no cercano nos hacen click, porque en la medida que las palabras del doc iban decantando en mi cabeza durante los días posteriores a mi consulta, fui reflexionando cada vez con menos reticencia sobre ¿qué estaba haciendo yo? Y ¿Qué estaba “realmente” haciendo por mí para prepararme no sólo para sobrevivir Marzo, sino para vivir y disfrutar este año que recién comienza?

Un día X luego de llevar a los niños al colegio, sentada en el auto camino a casa me dije basta! y casi como una iluminación divina, me propuse mi “PROYECTO MARZO”. Súper inspirada con mi Visión, me dije “ok”, “¿cómo partimos para que Marzo más que una carga sea una oportunidad para recargar las pilas para el resto del año?” Bueno, se me ocurrió hacer una TO DO LIST para mi proyecto, pero primero, tenía que definir cuáles áreas de acción debía abarcar, y claramente debían ser Cuerpo y Alma (Jajaja me acorde del programa), por lo que era necesaria una introspección lo más objetiva posible, ojalá libre de culpas y llena de desafíos.

Pero el mea culpa empezó a surgir inevitablemente ítem por ítem…
  • -       Familia: Debo pasar más tiempo con ellos, son mi energía, mi motor, los tengo algo     abandonados y definitivamente los extraño.
  • -       Cuerpo: (Por favorrrr TENGO que empezar a moverme nuevamente…) Hecho de menos la sensación de quedar destruía después del deporte!
  • -       Salud: (Wuakala, odio los exámenes, pero ok, estoy dispuesta a hacerme un chequeo general para saber si estoy al 100% o si necesito vitaminas.)
  • -       Trabajo: Debo bajar la carga y aprender a decir que NO, no tengo la obligación de ser la heroína que le soluciona los problemas a todos, porque hay veces que las cosas cotidianas tienen más valor que las cosas “urgentes de pega”.
  • -       Belleza: debo hacer un chequeo de mis rutinas de belleza, ajustarlas a mis necesidades actuales, es mi regaloneo, mi momento y lo he dejado de lado, yo me he dejado de lado…
  • -      Compras: necesito renovar algunas cosas y a veces comprar por gusto y no por necesidad, es verdaderamente sano, porque esa sensación como de hacer la maldad o darme ese gustito más banal, saca una sonrisa más superflua, pero igual de efectiva para dejar por un minuto lo profundo de la vida, así que voy a destinar algo del presupuesto del mes a este ítem también.
Obviamente luego pensé: “Tiempo para hacer todo esto, más encima en marzo, pfff ¿¿¿de a dónde saco???”, por lo que me empecé a desesperar incluso antes de empezar mi auto terapia, pero nuevamente la gracia divina me iluminó y en una inhalación bajo los nacientes rayos del sol pude conseguir la calma para que las cosas empezaran a fluir en mi cabeza, era como si alguna energía estuviese conspirando a mi favor y lo empecé a notar, quizás Einstein tenía razón al decir que la energía sigue al pensamiento y que las crisis son necesarias para hacernos madurar y crecer…

Así que me mentalicé a full y para resetearme sin agobiarme en el intento, decidí dar un paso a la vez, y dejar que el camino tomara el tiempo que debiese ya que era para y por mí, logrando que este paso a paso, fuera convirtiendo a Marzo, el odiado Marzo, en un mes lleno de energía, proyectos y cambios positivos. Ha sido lento, pero seguro.

Estos son mis pasos hasta ahora…

Paso 1:  DETOX
Luego de un par de semanas de aperitivos (Aperol, champañitas…), chocolatitos, helados, churros en la plaza, mi cabeza y mi cuerpo ya se estaban rebelando, entonces me acordé de mi Amiga Mariana de ID-Juice, y le dije, SOS necesito un detox!!!!
Altiro me preguntó si estaba presentando algunos de los siguientes síntomas, erupciones en la piel, malestares digestivos, cansancio y falta de energía, dolores de cabeza, pérdida de memoria, insomnio, inflamación articular, retención de líquidos, infecciones frecuentes, entre muchos otros. (Fantástico, check en casi todas, que ironía…).  “Bueno hay clara evidencia de que tu cuerpo ha acumulado toxinas”, me dijo, así que manos a la obra…

A continuación, me explicó que el sistema Detox, es una muy buena manera de reactivar y desintoxicar los órganos de una forma natural, con alto contenido nutricional y acompañado de un gran sabor. Y que de esta manera lograría aliviar los síntomas que genera la acumulación de toxinas.
Dónde firmo!!! fue mi respuesta. Si bien esta fue la segunda vez que sentía la necesidad de un Detox, me envalentoné y tomé el de 5 días, así que si lo iba a hacer, lo haría con todo…
Día 1, del detox. Hambre, poca, y bastante dolor de cabeza…
Día 2, de alguna manera mágica me desperté sola y con bastante buen genio, cosa que no siempre ocurre, durante el día me fue fácil seguir.
Día 3, NOOOOO tengo un cumple en la noche, filo siempre digna fui con mis botellitas, (ya que no se puede consumir nada sólido durante el proceso de Detox, sólo los jugos, agua y algunas infusiones.)
Día 4, “¿Mamá, tú no comes?” me preguntaban mis niños, mientras yo miraba sus platos llenos de comida… este fue el peor día, si bien ya estaba empoderada, igual me moría por un plato de lechugaaaa.
Día 5, fue una fiesta… fácil, fácil, súper contenta, además la sensación de decir lo logré y le estoy haciendo un bien a mi cuerpo fue increíble.

Beneficios obtenidos; se me ordenaron las idas al baño, mi piel preciosa, 0 dolor de cabeza, una sonrisa en mi cara, y bueno también 2 kilitos menos… en definitiva la primera iniciativa del Proyecto Marzo estaba superada, eso sí con 30 botellitas de plástico listas para llevar al reciclaje.
Recomendado 100%


Paso 2: YOGA
En Enero tuve una experiencia muy linda, en una producción fotográfica para la revista Caras Temas, conocí a una mujer impresionante Emma Marín, 41, años, instructora de Yoga hace 20, y creadora de la escuela de Yoga Sadhana, de la cual ella es dueña e instructora.
La producción de las que les cuento fue muy íntima, ya que las posturas de yoga fotografiadas fueron desnudos. Debo decir que nunca había visto a alguien tan cómodo en su propia piel. Con una seguridad que emanaba por todos sus poros. Sentí envidia, no lo puedo negar, quería estar en su misma sintonía, con su misma tranquilidad, con su prestancia y presencia…
Existía sólo una posibilidad después de esta sesión… VOLVER A PRACTICAR YOGA.
Emma me dejó invitada a su estudio y recién hace una semana me animé a ir… y mi cuerpo recordó esa sensación de plenitud, me estiré, me concentré, me quise como antes… en definitiva mi cabeza y alma estuvieron en calma durante la práctica… Algunas veces sentí la necesidad de algo más de impacto o liberador de energía como cuando hacía Insanity, pero en este momento de mi vida, el Paso 2, full acertado y necesario, ¡¡¡así que a seguir practicando!!!


Paso 3: EXÁMENES
Como les contaba antes, me mandaron a hacer una batería de exámenes de rutina, para ver como estaba, si bien no me gustan mucho las agujas, (quizás sólo para tatuarme) vi llenarse varios frasquitos de sangre, además de mi eco de tiroides, y un test de alergias, entre otros. Por suerte todos los resultados dentro de lo normal, aunque con algunos índices de abuelito, así que ya que mi Doctor me conoce hace 25 años, (ufff), me miró y me dijo que esta vez teníamos que aplicar el Plan B, un replanteo de mi día a día. Esas fueron sus palabras nuevamente, por lo que esta vez terminamos hablando sobre el descanso diario, la alimentación, y el stress, entre otros.
Cuesta hacer mea culpa y darse cuenta de lo mal que tratamos a nuestro cuerpo, de lo poco que lo escuchamos, porque hasta que no protesta en serio, nos creemos invencibles… Les cuento esto, ya que ha sido súper importante en este proceso de reconocimiento de mis necesidades, el estar consiente de mi cuerpo, mi mente y de mi corazón…

Paso 4: EXPERIENCIA.
Una mañana de Marzo, estaba en el lanzamiento de dos nuevos productos de Vichy, y lo que pensaba sería un evento más, se convirtió en algo completamente distinto… fue la intervención de la Sicóloga Nerea de Ugarte, la que me hizo click en varios aspectos.
Les dejo un texto que nos leyó…
“Siento que por primera vez en mi vida me estoy reconciliando con mi rostro y con mi cuerpo, me pasé la vida pensando en que no era suficientemente flaca, no tenía la piel suficientemente linda, no tenía las piernas suficientemente largas… Nerea, me pasé la vida peleando con el espejo.
Hoy a mis 72 veo mis fotos a los 30 y pienso, por qué no caminaba en bikini feliz a la orilla del mar si estaba tan flaca, veo la de los 40 y digo: por qué no me ponía escote si tenía las pechugas preciosas, veo la de los 50 y pienso: qué mujer tan elegante y bonita…. Hoy a mis 72 años me doy cuenta que lo único y los más importante de la vida es vivir los momentos por que hoy día vivo de los recuerdos…

Cada una de las arrugas que veo en mi rostro son parte de la historia de mi vida: el día que nació mi primera hija lloré de felicidad horas pensando en lo perfecta era, el día que me recibí de mi primer diplomado a los 50 reía a carcajadas por ser la vieja de mis compañeros, el día de nuestras bodas de oro baile y grité como si tuviera 20 años… ¡¡quizá cuantas arrugas me han salido de tanto amor que he tenido en mi vida!!”

¿Qué le aconsejarías a mujeres más jóvenes, tus hijas, tus nietas? Le pregunté…
Ella me dijo: “que se den el tiempo de pararse frente al espejo, mirarse, sonreír y decir: soy la mujer más linda del mundo y hoy va a ser un gran día”.

Sí, se me cayó un lagrimón cuando escuché estas palabras… tal vez era lo que tenía que escuchar, yo lidio con el tema de la belleza a diario, con el espejo frente a mí, indefectiblemente refregándome esta búsqueda ridícula de la perfección, esa intolerancia a envejecer, que nos hace perder tantos buenos momentos…
Mi 4to Paso en mi proyecto Marzo, como ven, tiene que ver con aprender a no estar tan a la defensiva conmigo misma, a valorar lo bueno y crecer en lo que no me gusta, sin meter todo en un mismo saco, en resumen a disfrutar cada cosa y etapa actual de mi vida, y con eso todas las cosas que trae cada día de Marzo y de todos los meses y años que vengan a continuación…


PASO 5: CUIDADOS PERSONALES

Este mes fue una confabulación a mi favor… por más que quería odiar Marzo como dije la energía fluía, así que me salía el tiro por la culata. Me invitaron a un evento al centro de estética de María Olga Estrada donde nos dieron a conocer diversos productos Murad, todos relacionados a los beneficios de la Vitamina C. Si me han leído antes, saben que me declaro una abierta fan a esta milagrosa Vitamina, por lo que cual alumna matea, anoté todos los beneficios e ingredientes activos de cada uno de los productos que se nos presentaban… Una vez terminada la exposición, me di cuenta que hace meses no estaba ocupando mis cremas ni estaba siendo tan matea con mis cuidados como antes, y más pensando que siempre este ha sido uno de mis momentos favoritos del día cuando me “hecho mis cremitas”… pensamiento reflexivo inmediato… que rabia no estar haciendo algo que se me hace bien y que me encanta… No puede ser.
En el mismo lugar, una de las cosmetólogas del lugar me interrogó sobre mis rutinas diarias mañana y noche, y con pena tuve que decir todo lo que ya no hacía. Pero por suerte como les contaba, andaba con un angelito cerca, ya que me hicieron un plan con todos los productos que debía ocupar para mi tipo de piel, y mis rutinas y me lo regalaron…
Fue otro pequeño renacer, una tontera dirán muchos, pero para mí esto significa “Mi momento” y ese día me estaban invitando a recuperarlo. Bueno para que les cuento lo aplicada que he estado con cada uno de mis productos Murad. (Prometo Post detallando producto a producto, vale mil la pena).
En resumen mi Paso 5, sin excusas ni trampas mentales estoy recuperando mis espacios.


Paso 6: ZAPATOS
Llegó Marzo, siempre bien acompañado de responsabilidades y un aprete de la billetera, entre listas escolares y patente, la verdad, que no tenía contemplado ninguna compra para mí este mes, pero las circunstancias se encargaron de que me topara sin querer con la Tienda de zapatos “Bestias”, mis nuevos favoritos, (no puedo creer que los conocía). Sus hermosos diseños, full cuero y perfecto calce para este producto 100% chileno, me sedujeron por completo y con un par de hermosos zapatos me DI ESE GUSTO, y aunque me va a pasar la cuenta en Abril, no importa, mi proyecto Marzo incorpora el hecho de disfrutar un poco más aunque sean cosas banales ya que todo goce suma… ya me arreglaré por otro lado, pero insisto, que uno no debe dejar de disfrutar con pequeñas cosas que alimentan otra área de nuestras personalidades… y bueno soy mujer y me gustan los zapatos, cada una ve donde le aprieta el zapato… jajaja.


Paso 7: MI FAMILIA 
Dejé este ítem para el final ya que es el más difícil para mí… Marzo ha sido un mes de revelaciones, de desencuentros, reencuentros, de comienzos, de reflexiones, de poner las cosas en orden y por sobre todo de escuchar… de escuchar a quienes están a mi lado y que me hacen saber y sentir lo importante que soy en sus vidas. En serio les digo que este es mi paso más difícil, ya que es el que siento que tenía más abandonado… y por ende el que más me duele, haberme dejado yo de lado no me genera nada v/s sentir que mis prioridades no estaban en orden, que mis lealtades estaban en lugares equívocos y pasajeros, que al final del día, son ellos la razón para todo lo que hago, que mi motor para querer ser cada día mejor son ellos, que el tiempo es precioso, único y necesario… y que no hay que mal gastarlo, que el día vivido no vuelve atrás, que aquello que no viviste no se repite. Yo seguiré siendo mamá, pero los niños dejaran de ser niños, y yo tendré que re encantarme conmigo misma en cada etapa de mi vida para estar 100% con mi PROYECTO MARZO, ABRIL, MAYO, JUNIO, JULIO, AGOSTO, SEPTIEMPRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE, DICIEMBRE Y PARA SIEMPRE, por eso quizás esté menos activa en las redes sociales, pero más conectada con la rutina y lo cotidiano, porque si miramos bien siempre hay algo extraordinario en lo ordinario, y que mejor ejemplo que MI FAMILIA.


Con cariño
Bea
Proudly designed by | mlekoshiPlayground |